martes, 3 de noviembre de 2015

Una sugerencia muy atrevida

Dicen que la ignorancia, el exceso de ego y la impaciencia hacen que las personas se vuelvan osadas.

Aquella era una milonga de tarde de lo más tranquila. Estaba sentaba en una mesa con dos parejas de amigos y casi todas las mesas estaban vacías, a excepción de una ocupada por tres chicos que no conocía. Miré hacia su mesa y dos de ellos me cabecearon pero desvié la mirada para evitar malentendidos. Aproveché la ocasion para preguntar a mis amigas si les conocían o habían bailado con ellos, tal y como hacemos las milongueras a menudo. Solo una de ellas había bailado con uno de los chicos y me dijo que no le había gustado. Aún así, yo tenía muchas ganas de bailar esa tanda de milongas que tanto me gustaba y por ello dejé que la impaciencia me volviera atrevida para hacer algo nada aconsejable en la milonga, y menos aún en una tanda de vals o milonga: aceptar una invitación a ciegas, sin saber cómo baila el milonguero.

Me encontré con él en la pista: un chico ansioso, que sin saludarme y casi sin terminar de cerrar el abrazo, comenzó a bailar. No empezó muy bien, pero a veces no se trata de los comienzos, sino de cómo son los finales, y por eso intenté relajarme. El primer tango fue un desencuentro total entre ambos, así que intentamos una segunda milonga, que terminó igual que la primera. Fue entonces cuando él hizo su primer comentario sobre nuestros diferentes estilos, como queriendo justificar la falta de conexión que había entre ambos. Supongo que levanté las cejas como siempre hago y no puedo evitar, pero sonreí y no dije nada.

Comenzó la tercera y última milonga de la tanda, y creo que es entonces cuando su frustración empezó a ser evidente y al finalizar la tanda me preguntó quiénes eran mis profesores, entiendo que en un intento de identificarlos para jamás tomar clases con ellos. Cuando yo le contesté que no tenía profesores (en ese momento no tomaba clases, así que no mentí), me miró y haciendo un gesto de entendimiento sentenció: "pues deberías". He de reconocer que no me quedo muda muy a menudo, pero en esa ocasion lo hice, de puro asombro. Cuando desapareció de mi vista, sin haberme acompañado a la mesa, dude entre reírme o escribir su nombre en la lista negra milonguera cuyo título dice "asnos que te encuentras en la milonga".

Durante la tanda siguiente decidí tomar un vino y un dulce, relajarme, y no dejarme amargar por un comentario como aquel. Fue entonces cuando me encontré con un chico que hacía dos años que no veía y no bailaba con él. Tras charlar un rato, me invitó a bailar y me brindó dos maravillosas tandas: fue increíble. Definitivamente,  una de mis experiencias religiosas de aquel fin de semana: me hizo volar, olvidar y sonreír de nuevo.

Poco después, estaba de nuevo relajada, disfrutando del vino, cuando me topé con un amigo con el cual estuve charlando de diversos temas. También le conté la anécdota de la tanda de milongas, en un intento de desahogarme un poco. Estuvimos bromeando un rato y me preguntó quién era el chico. Estaba fácil de localizar allí sentado en una mesa, en primera fila, observando la pista, con su pose y su camisa marrón.

Poco después sonó una tanda de milongas. Fue entonces cuando mi amigo me invitó a bailar. Él, que he de confesar, baila milonga de maravilla, hizo parecer a esta milonguera normalita de nivel intermedio como si fuera una bailarina mucho más experimentada. Disfruté muchísimo la tanda a pesar de que estaba algo nerviosa.

Realmente no se si aquel chico osado que me dejó muda me vio bailar o no, pero si lo hizo, seguramente se preguntó dónde había tomado clases desde que había bailado con él hasta ese momento. Y digo esto porque seguramente una persona con semejante ego no es capaz de ni siquiera de considerar que, aunque los demás necesitemos clases, quizás él también necesite unas cuantas... sobre todo de educación y saber estar.

1 comentario: